El 17 de agosto de 1850 moría en Francia, Don José de San Martín, conocido como el Padre de la Patria, fue un líder clave en la lucha de los pueblos de Latinoamérica por su independencia de la explotación colonial española. En su paso como gobernador de Cuyo nos dejó importantes enseñanzas para nuestro presente, entre ellas un impuesto a las riquezas para paliar los costos de una guerra. Recordamos su ejemplo en la lucha para una segunda independencia que le ponga fin a la dependencia de nuestro país de las potencias imperialistas. ¡Seamos libres, lo demás no importa nada!

san-martin-2

José de San Martín fue un extraordinario estratega militar, se inició en la carrera de las armas a los once años y a los quince era ya un oficial con mando de tropa. Luego de combatir durante años para el ejército español en Europa y África, José de San Martín decide regresar a América para unirse a la causa patriótica. Así recordaba años más tarde el momento en que resolvió empeñarse en la lucha contra la decaída monarquía española: “En una reunión de americanos en Cádiz, sabedores de los primeros movimientos de Caracas, Buenos Aires, etc., resolvimos regresar cada uno al país de nuestro nacimiento a fin de prestarle nuestro servicio en la lucha, pues calculábamos se había de empeñar”.

Desembarca en Buenos Aires en marzo de 1812 y participa dirigiendo el movimiento contra Rivadavia el 8 de octubre. Esta sublevación popular llama a Cabildo Abierto y es derrocado el Primer Triunvirato, dando lugar al Segundo Triunvirato quien convoca un nuevo Congreso, la Asamblea del año XIII.

LIBRES E INDEPENDIENTES DEL REY DE ESPAÑA,  SU METRÓPOLI Y DE ODA DOMINACIÓN EXTRANJERA

San Martín sabía que la Asamblea sería un paso más por consolidar la independencia, pero los intereses de la oligarquía porteña serían los encargados de frustrarlo. Para 1816, la independencia peligraba porque el rey Fernando VII había vuelto al trono y no pensaba renunciar a sus colonias. La situación internacional no era favorable como en otros momentos de la lucha anticolonial, sin embargo, los patriotas se animaron y generaron las condiciones internas para liberarnos de España. San Martín jugó un papel clave, influyendo en el Congreso y acelerando la declaración de la Independencia. Así fue que el 9 de julio se declara una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli” agregándose, en lucha con otras corrientes antiespañolas pero que miraban con lindos ojos a los ingleses, ”y de toda dominación extranjera”.

san-martc3adn-3

DIVIDIDOS SEREMOS ESCLAVOS; UNIDOS, ESTOY SEGURO DE QUE LOS BATIREMOS

Llega a Mendoza en septiembre de 1814, donde se convierte en gobernador de Cuyo y comienza a organizar el Ejército que cruzará los Andes. Con la caída de Chile en manos del enemigo, la fuente de ingresos que provenía del comercio con Chile, se cerró y San Martín se vio obligado a adoptar una “economía de guerra”, para obtener recursos de donde pudiera y reducir los gastos al mínimo indispensable. Estableció una “contribución extraordinaria de guerra”, la fijó como un impuesto a la riqueza, a razón de medio peso por cada mil de bienes declarados. Así, la contribución recaía más sobre los más ricos, lo que era toda una novedad en el sistema impositivo vigente desde la colonia, cuyos principales rubros eran los que gravaban las operaciones comerciales y que se trasladaban a los precios, perjudicando particularmente a los más pobres.

Entre la extraordinaria y extensa obra de gobierno de San Martín en Cuyo cabe destacar los siguientes puntos como enseñanzas para nuestro presente:

  • Expropió las propiedades de los españoles prófugos, declaró de propiedad pública las propiedades de los españoles muertos sin testar.
  • Gravó con un peso cada barril de vino y con dos, los de agua ardiente que se vendieran fuera del territorio.
  • Estableció un laboratorio de salitre y una fábrica de pólvora y un taller de confección de paños para vestir a sus soldados.
  • Creó canales, desagües, caminos y postas existentes y mejoró los ya existentes.
  • Construyó el bello paseo de la Alameda y embelleció la ciudad de Mendoza.
  • Impulsó planes de fomento agrícola, que incluyeron la venta de tierras públicas que hasta entonces no eran cultivadas, en la zona de Barriales (actual General San Martín), en la provincia de Mendoza, y en Pocito, provincia de San Juan.
  • En Barriales, además de propiciar la colonización de un pueblo, se construyó un canal de riego siguiendo la notable tradición de los habitantes originarios de la región, los huarpes. El propio San Martín, en octubre de 1816, adquirió 50 cuadras en esa zona, donde estableció una chacra.
  • En Pocito, la medida fue tomada por el teniente de gobernador sanjuanino, José Ignacio de la Roza, quien hizo dividir parcelas de quintas y chacras, que también se completarían con las obras del primer canal matriz de riego, que permitiría incorporar a la producción tierras en lo que entonces era el departamento de Angaco (actuales Albardón, Angaco y San Martín).
  • Las tierras incorporadas a la producción se destinaron principalmente a cultivos de alfalfa (vinculados a la actividad ganadera) y de trigo. En los años siguientes, los intentos por introducir el cultivo del tabaco en San Juan y la plantación de moreras en Mendoza, con vistas a iniciar la cría de gusanos de seda, fueron parte de una búsqueda de alternativas a las dificultades que afectaban a la producción vitivinícola.
  • Fundó de la mano de fray Luis Beltrán la metalurgia a nivel nacional, indispensable para fabricar las armas del ejército. La fragua y los talleres montados en Mendoza fueron, en su tiempo, el mayor establecimiento industrial con que contó el actual territorio argentino: unos 700 operarios trabajaban en ellos.
  • Organizó y reglamentó el servicio de correos y de policía; empleó a los desocupados en el blanqueo de las casas y en el cuidado de la ciudad.
  • Dictó la primera ley protectora a nivel nacional de los derechos del peón rural, obligando a los patrones a certificar por escrito el pago en tiempo y forma de su salario.
  • Fomentó la salud y la educación para todos.
  • Reglamentó el sistema carcelario.
  • Prohibió los castigos corporales que se aplicaban a los niños en las escuelas.
  • Promovió la primera ley de protección a un producto nacional, el vino cuyano.

Desde Mendoza emprendió una de las grandes gestas heroicas de nuestro pueblo, que permanecen guardadas en nuestra memoria colectiva, junto al éxodo jujeño, el Cordobazo y la Guerra de Malvinas: el épico cruce de los Andes. Se concretó  un paso fundamental para avanzar en la Independencia.

Luego de su Protectorado en Perú vuelve a Buenos Aires. En Mendoza debe esperar la autorización para pasar a Buenos Aires para ver a su esposa enferma. Negándole a López (gobernador de Santa Fe) la protección en su paso hacia Buenos Aires para así “evitar más derramamiento de sangre” y pese a la amenaza de ser enjuiciado continúa su camino. Al llegar, Remedios ya había muerto, allí se embarca rumbo a Europa, donde vivirá hasta su paso a la Inmortalidad.

SAN MARTIN.jpg

EPHOTOSHOP La imagen del San Martin de los billetes y cuadros oficiales, representa un San Martin “embellecido” por los cánones europeizantes de las clases dominantes argentinas, buscando de esta manera “parcializar” en su favor la historia de uno de los grandes próceres de nuestra patria escribir una leyenda. Hoy en la actualida, el único billete donde estaba esta gran prócer de nuestra patria ya no está en circulación. 

Fuente de la nota:  https://www.elhistoriador.com.ar/san-martin-gobernador-de-cuyo/

Deja un comentario