El hoyo es una película recientemente estrenada por Netflix que cuenta la historia de Goreng, un hombre que se despierta como prisionero en una cárcel vertical. En esta reseña te contamos un poco de que trata esta peli, que critica el sistema actual en el que vivimos. Spoiler Alert!

Con cientos de niveles, el hoyo es un «lugar» que se basa en la división de los alimentos: un banquete ha estado descendiendo en una plataforma desde el nivel cero hasta el final: cuanto más abajo, menos comida y más precaria es la situación de las dos personas que conviven en cada nivel. Todo gira en torno al único recurso: la comida. Cuánto más arriba estés, es más abundante. Cuánto más abajo, más escasa o nula. La prisión funciona al azar: es imposible saber dónde estarás en el próximo mes, quién estará a tu lado, qué comida estará disponible y qué amenazas existen.

En este escenario, Goreng interactúa con los distintos compañeros que va teniendo con el objetivo de racionar la comida y que alcance para todos, incluso para los últimos niveles donde la muerte está casi asegurada.

La película en sí invita al público a reflexionar sobre la crueldad del sistema social de una manera muy explícita: a quien está arriba no le importa quién está abajo; el que está debajo pierde cualquier sentido de compasión. El individualismo es la ley. En ese panorama desolador, el protagonista intenta transformarlo todo, con un final que, aunque confuso, nos deja pensando.

Un análisis posible

Si ya la viste… seguí leyendo. Se viene el spoiler.

¿Quién es el anciano, primer compañero de Goreng?

Se puede entender que este personaje representa al status quo, lo que no puede ser cambiado: “las cosas son así y no cambiarán”. Es él quien le enseña al protagonista cómo funciona el pozo: desprecia a quien está abajo, no le pidas nada a quien está arriba, acepta tu condición y a los demás que luchan.

¿Qué significa el final de El hoyo?                        

Al final, Goreng llega a la conclusión de que «la niña es el mensaje». Encontrada literalmente en el fondo del pozo, la pequeña está intacta, lo que explica la presencia de su madre, que deambulaba por los niveles cuando se pensaba que estaba loca. No hay una explicación concreta, pero podemos interpretar que la mujer siempre ha hecho lo que Goreng está haciendo ahora: subir y bajar del pozo para llevarle comida a su hija y protegerla.

Una posible explicación al final es la ilusión en los niños y jóvenes, la frase “la niña es el mensaje” simboliza la esperanza de que ella llegue al nivel cero y de alguna manera transforme todo. Los últimos esfuerzos de Goreng son para lograr eso, depositando la esperanza en la potencia transformadora de la juventud, para cambiar ese sistema vertical y excluyente.

¿Qué te pareció el final?

Deja un comentario