Mujeres originarias en lucha

DECLARACIÓN DE MUJERES ORIGINARIAS

Hermanas de los pueblos y naciones originarias. Hermanas de todos los pueblos y naciones que habitamos este país. Luchemos unidas contra el genocidio silencioso, el robo de nuestras tierras y territorios y todas las formas de opresión que sufrimos como mujeres.

Este 33 Encuentro Nacional no es uno más. Desde que llegó al gobierno Macri se agravó, brutalmente, el robo de nuestras tierras ancestrales para los negocios del petróleo, la minería y el turismo. Nos expulsan de nuestras tierras en más de 600 conflictos, para tirarnos a mal vivir en las villas y asentamientos de las ciudades. Pisotean nuestras culturas, nuestras creencias y nuestros derechos como mujeres, como pueblos y como naciones. Es la profundización que pretenden silenciar con represión y sangre de nuestros hermanos.

Como venimos haciendo desde hace 32 años, muchas hermanas de los pueblos y naciones originarias marchamos al 33 Encuentro Nacional de Mujeres. Tenemos ahí nuestro Taller de Mujer Originaria. Nos conocemos, hablamos distintas lenguas pero el mismo idioma: el de nuestros sufrimientos y nuestras luchas.

Nos encontramos ahí, en otros talleres, con mujeres criollas con las que estamos hermanadas en los sufrimientos y en la pelea. A lo largo de los 32 Encuentros, siempre ha estado presente y hemos reivindicado el carácter plurinacional, cada año, en ese Taller de Mujer Originaria. Sus conclusiones fueron leídas en los cierres y publicadas junto a las conclusiones de todos los talleres.

Los Encuentros Nacionales de Mujeres recogieron la lucha y la esperanza de miles de mujeres de este país. Fueron el impulso para que millones en este país dijeran ¡Basta! ¡Basta de violencia hacia las mujeres! ¡Basta de Femicidios! ¡Basta de discriminación! ¡Basta de la doble opresión de todas, y de la triple opresión que sufrimos las originarias! ¡Basta de genocidio a los pueblos y naciones originarias!

Los enemigos son poderosos. Las viejas y las nuevas oligarquías se asocian con los capitales imperialistas para adueñarse y saquear nuestras tierras y territorios, nuestras riquezas naturales, y explotar y oprimir a los pueblos y naciones que las habitamos.

La unidad nos hace fuertes para enfrentarlos y derrotarlos. Y para conquistar el futuro que nos merecemos, en donde sean respetados todos nuestros derechos: como mujeres, como pueblos y como naciones: juntos como una nación plurinacional y pluricultural; o autodeterminados como hermandad de naciones.

Desconocer y minimizar la participación activa de las mujeres de los pueblos y las naciones originarias en los Encuentros, desestima el enorme valor que tienen los Encuentros Nacionales como instrumento de lucha por las reivindicaciones de todas las mujeres, principalmente de nosotras las originarias frente a la doble y triple opresión, que se ha profundizado con el gobierno de Macri.

Hemos respetado los pilares del Encuentro que es: autónomo, autoconvocado, pluralista, horizontal, autofinanciado, democrático, federal. Para llegar a esto fueron muchos años de discusión en la cual muchas de nosotras, hermanas originarias, fuimos protagonistas. Tampoco se puede decir que las hermanas originarias no estamos representadas, como dice la hermana Moira Millán. Eso es faltar a la verdad, porque hemos sido parte de las comisiones organizadoras en las diferentes provincias donde se realizaron los Encuentros.

Vayamos al nombre de los Encuentros en estos 33 años: “Encuentro Nacional de Mujeres”. El concepto de Nacional si bien viene de Nación, si el nombre fuera “Encuentro Nacional de Mujeres Argentinas”, sería un error asimilacionista, discriminando a las mujeres de las naciones y pueblos originarios, y a las mujeres y pueblos de los países hermanos que viven en la Argentina. Pero esto no es así, sino que lo de Nacional se refiere a que el Encuentro se hace: “en la Argentina”, el país donde conviven pueblos y naciones originarias y el pueblo y la nación argentina. Y en la nación argentina, el Estado dominante está en manos de una minoría oligárquica e imperialista, opresora del resto de las naciones y pueblos, incluyendo la opresión del propio pueblo argentino.

Es decir, el nombre: Encuentro Nacional de Mujeres, es correcto. La propuesta de un sector de hermanas originarias sí debería tomarse en cuenta sobre los pilares de los Encuentros: hoy, fruto de la práctica, la experiencia y los avances de conciencia, se lo defina como plurinacional. Es correcto y proponemos que sea incorporado como la tercera condición: autónomo, autoconvocado, plurinacional, horizontal, pluralista, autofinanciado, democrático y federal.

Este 33 Encuentro nuestro es una gran oportunidad para reafirmar nuestra unidad, frente a las maniobras del gobierno de Macri para dividirnos y enfrentarnos. La conquista de la recuperación de los restos del gran toki Calfucura, un gran gobernante y un gran guerrero, ocultado e insultado por la historia oficial de la oligarquía dominante, como tantos otros de nuestros grandes ancestros. Como hemos conquistado la restitución de Mariano Rosas, Inakayal, los nueve caciques qom y tantos otros. El ejemplo de todos ellos nos exige unirnos más que nunca para enfrentar la continuidad del genocidio silencioso, jamás puede ser usado para dividirnos.

Que no nos dividan. Nos necesitamos unidas. Las originarias necesitamos que cada hermana que venga al Encuentro, se vuelva a su tierra, ciudad o pueblo fortalecida para continuar la lucha. Y que todas las mujeres que participamos de este 33 Encuentro Nacional, volvamos a nuestros lugares unidas para luchar, incansablemente, para acabar con toda forma de opresión y explotación de las mujeres, de nuestros pueblos y nuestras naciones.

Mujeres de Originarios en Lucha: Margarita Peñailillo (mapuche). Ayelén Morales (ranculche). Ivana Morales (diaguita). Ramona Penay (qom). Roxana Vilches Machado (ranculche). Carina Lefin (mapuche-tehuelche). Máxima Mamani (quechua). Beatriz Juchani (quechua). Celia Chambi (quechua). Jesica Ortiz (huarpe). Berta García (quechua). Huaranca Lidia Mamani (quechua). Silveria Mamani (quechua). Cristina Millalonco (mapuche). Andrea Lincoman (mapuche). Mónica Quispe (aymara). Paulina Malaga (quechua). Carmen Mamani (quechua). Elizabeth Cano (quechua). Savina Cano (quechua). Porfidia Choque (quechua). Silvia Quispe (aymara). Alejandra Quispe (aymara). Yanina Catrilaf (mapuche). Marleny Coria (quechua). Cintia Antipan (mapuche). Y siguen llegando adhesiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s