Macri anunció nuevas medidas de ajuste brutales, acorde a las exigencias del FMI. Frente a la crisis, reafirma el rumbo que nos trajo hasta acá y nos lleva al desastre.

Macri-manos-de-tiejeras

Definidas con su grupo más cercano el sábado a la noche, en una reunión en la quinta presidencial, resolvieron cerrar por lo menos la mitad de los Ministerios: Salud, Trabajo, Ambiente y Desarrollo Sustentable, Energía, Turismo, Agroindustria, Cultura y Ciencia y Tecnología se convierten en Secretarías de Estado.

En medio de una devaluación inmensa, despidos masivos y enormes luchas populares que recorren el país, el gobierno quiere demostrarle al FMI que intentará seguir sus recetas al pie de la letra.
Con la devaluación “la pobreza va a aumentar”, admitió, cuando hace unos días nos decía que no nos preocupáramos por el dólar.
Al pueblo le pide tener paciencia, soportar los despidos, la inflación y el hambre.
Al «mercado», a esos usureros imperialistas, hay que satisfacerlos rápido.

Según Macri todas estas medidas son para «seguir creciendo sostenidamente».
¿De qué crecimiento habla cuando la inmensa mayoría de los bolsillos se achica y crece de manera brutal el hambre y la pobreza?
No queremos un país que «crezca» a costa de empeorar la vida de las amplias masas.

Es necesaria y es posible otra política, con otro gobierno que tome medidas que sirvan al desarrollo de nuestro país y el bienestar del pueblo, generando empleo, defendiendo la industria nacional, poniendo la tierra en manos de quien la trabaja o quiera trabajarla, nacionalizando nuestros recursos (petróleo, bancos, el comercio exterior, etc), investigando y suspendiendo los pagos de la deuda externa ilegítima, entre otras medidas.
Seguiremos luchando en la calle con la más amplia unidad, para derrotar esta política y conquistar otra a favor del pueblo, con soberanía e independencia para hacer posible lo necesario.

Deja un comentario