In-defensa

El 2 de abril se cumplieron 36 años de la gesta de Malvinas. Lejos de honrar el legado de los que dieron ­soberanía, el gobierno se sigue ­los imperialistas.

2.png

SOBERANÍA POR NEGOCIOS

Macri conoce de negocios. Es un empresario, heredero de una familia de terratenientes que ha amasado su fortuna de la mano de negociados con el Estado, y asociaciones con empresas “multinacionales”.
Para él y los imperialistas, las inmensas riquezas de nuestro país son una fuente inagotable de negocios, las postales de nuestra patria un catálogo de venta, y las “defensa nacional” un concepto desconocido. “Volver a ser respetados en el mundo” significa, para Macri, pasearse de rodillas ofreciendo nuestra soberanía a un módico precio para los “compradores”, pero bastante caro para el pueblo. Diversas luchas recorren el país enfrentando la entrega, en defensa de nuestra soberanía. Por eso, también, el Gobierno desguaza las fuerzas de defensa nacional y pretende volcarlas a la represión interna.

LA DESAPARICIÓN DEL ARA SAN JUAN. El submarino de la Armada Argentina se hundió el miércoles 15 de noviembre en aguas del Océano Atlántico, a 200 kilómetros de la costa de Chubut, a la altura de Comodoro Rivadavia, mientras realizaba maniobras de rutina. La versión oficial afirma que cuando el submarino  se encontraba en la zona del Golfo San Jorge, cerca de Puerto de Madryn sufrió un desperfecto en un equipo de radio que causó un incendio a bordo y dejó incomunicada a la embarcación. De origen alemán, servía en la Armada Argentina desde 1985. De propulsión diésel eléctrica convencional y sistema snorkel, estaba concebido para ataques contra fuerzas de superficie, submarinos, tráfico mercante y operaciones de minado. Era el arma más poderosa que teníamos hasta el momento. 44 héroes lo tripulaban, entre quienes se encontraba la primera submarinista de la historia argentina.

 

MACRI SE HACE EL OTRO. La frivolidad con la que trata el tema el gobierno ha sido indignante. Bien pueden dar cuenta de eso los familiares de las víctimas. Aunque en sus discursos niegue su responsabilidad sobre el hundimiento del submarino, Macri, como presidente de la Nación, es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. “El mar es inmenso, el submarino pequeño”, declaró hace poco tiempo. Dio por muertos a los tripulantes y levantó el operativo de rescate, intenta culpar exclusivamente a la fuerza naval y lavarse las manos, le abrió las puertas a las fuerzas armadas de distintos imperialismos para entrometerse en nuestro territorio y privatizó la búsqueda. “Si gastan más de 200.000 pesos en una palmera, como no van a invertir en la búsqueda de 44 vidas, que son 44 héroes”, dijo la madre de uno de los tripulantes.

 

 PRÁCTICAS CONJUNTAS Y BASES MILITARES. Mientras deja en el olvido a la tripulación del ARA San Juan, ningunea la causa Malvinas y a nuestros héroes, el gobierno cede a las amenazas de los ingleses y las presiones de occidente. Al mismo tiempo, firmó acuerdos con organismos mi-litares y la inteligencia yanqui, avaló la base militar China que está en Neuquén, acordó la instalación de una base militar con Estados Unidos en la Triple

 

VOLVEREMOS

El 2 de abril de 1982 reconquistamos nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas, usurpadas por los ingleses desde 1833. Frente a la justa recuperación de nuestras islas, la reacción imperialista británica, respaldada por la OTAN y los Estados Unidos, desató la guerra que duró hasta el 14 de junio de 1982. La de Malvinas fue una guerra nacional justa porque lo es, como decía Lenin, toda guerra de un país dependiente y oprimido por recuperar su soberanía contra cualquier potencia imperialista, independientemente de quién la dirija. Pero la dirección de la guerra estaba en manos de la más nefasta dictadura militar de nuestra historia, que por su carácter antinacional y antipopular nos llevó a la derrota. Los sentimientos antiimperialistas del pueblo argentino que copó las calles, junto al gran apoyo latinoamericano y el inmenso coraje de la mayoría de nuestros combatientes, abrieron la etapa final de la dictadura. Posteriormente, los acuerdos de Madrid hechos por Menem, y sostenidos por todos los gobiernos posteriores, otorgaron el control policial a Inglaterra sobre nuestras Fuerzas Armadas. Cualquier movimiento militar argentino debe ser informado y supervisado por la Corona Inglesa. Nuestro país ya no tiene pi-lotos de Guerra y en poco tiempo carecerá de pilotos de aviones pesados. No existe una hipótesis de Conflicto, es decir, nuestro país no cuenta con un plan de acción ante un ataque proveniente de los ingleses en Malvinas. Los soldados que combatieron por la recuperación de nuestras islas, los que dejaron la vida y los que volvieron, son héroes. Por ellos, porque las Malvinas son argentinas, y porque necesitamos recuperarlas para fundar una Patria nueva, no resignamos el sueño de volver…sin pasaporte.

flyer-10-de-junio.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s